Castillo de Karlstejn

Hoy voy a escribir un poco de turismo e historia. Y comienzo por uno de los lugares mas fascinantes que visité, el Castillo de Karlstejn, en Bohemia.

Este castillo está situado a 30 kms al suroeste de Praga, en la República Checa. Fue el más importante castillo del antiguo Reino de Bohemia, luego anexionado al Sacro Imperio Romano Germánico cuando el Rey Carlos de Bohemia se proclamó Emperador con el nombre de Carlos IV.

Es un castillo de estilo gótco y reformado al estilo renancentista. Data del siglo XIV, en 1348. Fue escenario de varias guerras, como las Guerras Husitas (herejes) y la Guerra de los Treinta Años.

Para llegar, es recomendable coger el tren y llegar a la estación de Karlstejn, y después caminar unos 2 kms, la caminata resulta muy agradable, y poco a poco va empinando el camino. Se llega al pueblo que sólo tiene una larga calle de 1 kms. A ambos lados de la calle, casas, tiendas, restaurantes y espectáculos ambulantes con artistas ataviados de la época medieval.

Cuando llegamos a las murallas ya se siente la Edad Media, mercadillo, tenderentes, herrería, caballeros….
Ya dentro del castillo tenemos un largo rato para explorar. siempre con guía, visitando las estancias, llenas de cuadros de personajes, reyes y papas.

En lo más alto del castillo está la Torre Prismática con la Capilla de la Santa Cruz (cerrada cuando visité), allí se guardan las Joyas de la Corona Imperial.

Es un castillo digno de visitar. Para pasar un buen dia de primavera o otoño, sin desmerecer el verano. En invierno tiene que ser precioso a tenor de las numerosas fotos con nieve, pero lo malo es el frío que puede llegar a -15º. Su altura permite ver todo el valle de Bohemia-Moravia, dando lugar unos paisajes impresionantes.

Una anécdota, a la vuelta, tuvimos que ir corriendo los 2 kms en 10 minutos para no perder el tren. Fue una carrera en la que el que suscribe fue llevado en volandas en algun rato del camino. Fue una carrera interminable, aún lo recuerdo. Es que si hubieramos perdido el tren entonces hubieramos quedado la noche en la tétrica estación al estilo soviético. Eso fue en el 2000. Ahora no sé como estarán las comunicaciones.

Como recuerdo me llevé una réplica del Florin, la moneda de oro bohemia, la moneda más fuerte de toda Europa en la época.

El Castillo de Karlstejn forma parte de las visitas obligadas cuando se viaja a Praga. Praga es una ciudad fascinante, ya resumiré en otro post más adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: